Royon supervisó el llenado el Gasoducto Néstor Kirchner

El gas de Vaca Muerta es mucho más competitivo y hasta seis veces más barato que el gas importado, además de ser un gas que, en cada molécula, contiene trabajo e industria argentina”. Así se expresó este miércoles la secretaria de Energía de la Nación, Flavia Royon al visitar Tratayen, desde donde parte el Gasoducto Néstor Kirchner (GPNK) que, desde el martes, está siendo llenado con lo producido en la Cuenca Neuquina.

En efecto, Royon, recorrió la Estación de Medición (EMED) del km 0 del Gasoducto, acompañada por Damián Mindlin, presidente de SACDE; Gustavo Gallino, director general de Techint y Oscar Sardi, CEO de TGS, empresas encargadas de la construcción y puesta en marcha de la obra. También participaron el ministro de Energía y Recursos Naturales de Neuquén, Alejandro Monteiro, y la subsecretaria de Planeamiento Energético de Nación, Cecilia Garibotti.

La construcción del primer tramo del GPNK se llevó a cabo en un tiempo récord. A pesar de las expectativas iniciales que sugerían un plazo mínimo de 24 meses, se logró completar esta obra en tan solo 10 meses. Respecto a este hito, la secretaria Royon reconoció el esfuerzo y el trabajo realizado para la culminación de la obra: “Queremos felicitar a los trabajadores que estuvieron involucrados, a las empresas contratistas, al Estado Nacional, a los Estados provinciales y a ENARSA. Fue un gran desafío que parecía imposible y las empresas argentinas, junto con el Estado nacional, fueron capaces de lograrlo”.

El llenado del Gasoducto se realiza de forma gradual y por tramos, hasta completar los 25 millones de m³ necesarios para que fluya el combustible para su puesta en funcionamiento el próximo 9 de julio. Este logro representa un avance significativo hacia el autoabastecimiento total de gas de producción nacional, maximizando el potencial energético de Vaca Muerta.

La sustitución de importaciones que posibilitará la puesta en marcha del Gasoducto permitirá un ahorro anual de 4.200 millones de dólares. Sumado a esto, la construcción del segundo tramo y la Reversión del Norte –próxima a licitarse–, habilitarán las exportaciones al norte de Chile y a Brasil, haciendo del sector energético el segundo generador de divisas de la Argentina.

Orgullo

El presidente de ENARSA, Agustín Gerez, dijo: “Estamos muy orgullosos de haber logrado poner en funcionamiento en la fecha prevista este gasoducto que se construyó en tiempo récord, que sin dudas es el inicio de una nueva etapa para nuestro país” y agregó que “esto es prueba de la capacidad que tenemos los argentinos para hacer posible lo que se considera imposible”.

Damián Mindlin, presidente de SACDE, por su lado, señaló el desafío que fue la implementación de nuevas tecnologías para la construcción del GPNK: “La obra fue un enorme desafío, utilizamos equipos y tecnología inéditos en el país, realizamos capacitaciones en oficios y un gran esfuerzo logístico. Este gasoducto es un claro ejemplo de que cuando el Estado y el sector privado trabajan en conjunto, somos capaces de realizar las grandes obras que el país demanda.”

En la misma línea, Gustavo Gallino, director general de Techint Ingeniería & Construcción, agregó: “Pudimos construir este gasoducto en menos de la mitad de lo que toma un proyecto de estas dimensiones en cualquier parte del mundo. Pudimos cumplir con los plazos, en parte por las capacidades de las empresas argentinas, pero también por el compromiso y profesionalismo de los trabajadores y sindicatos involucrados. Dimos capacitación a 50.000 trabajadores. Todo esto es capacidad instalada que queda en el país para futuros proyectos, además del ducto que es sumamente relevante para el desarrollo energético”.

Compartir nota:
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Facebook

Contenido exclusivo para socios

¿Todavía no sos socio?