Vaca Muerta: usarán dólares de exportaciones para construir un gasoducto

La construcción de la obra para la reversión del Gasoducto Norte, vital para que el gas natural de Vaca Muerta llegue a Córdoba, Tucumán, Salta y Jujuy en sustitución de importaciones de Bolivia, será financiada en parte con fondos públicos de las exportaciones eléctricas que guarda la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa).

Así, según confía el Gobierno, «entre el lunes y el martes» de la semana que viene Energía Argentina (Enarsa) convocará a la licitación de la obra, que tendrá un costo total cercano a los 800 millones de dólares, con casi la totalidad de los componentes en pesos y al dólar oficial.

Según fuentes oficiales consultadas por El Cronista, serían unos u$s 250 millones los que aportará Cammesa de la Cuenta de Exportaciones del Fondo de Estabilización del Mercado Mayorista Eléctrico (MEM), donde al 30 de junio tenía cerca de u$s 300 millones por las ventas al exterior de energía eléctrica en los últimos dos veranos.

El resto del financiamiento vendrá de deuda con un organismo internacional, ya que está aprobado por el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) el envío de u$s 540 millones.

Reversión del Gasoducto Norte

El «reversal» del sentido en el que fluye el gas al Norte debería estar terminado para el próximo invierno; de otra forma, estará seriamente comprometido en 2024 el abastecimiento de gas y la generación eléctrica en esa región, pues Bolivia no garantiza el cumplimiento del contrato de importaciones de gas y solo puede enviar en condición interrumpible (no firme) los excedentes de su declinante producción.

En concreto, la obra se compone de un nuevo gasoducto de 36 pulgadas y de 122,5 kilómetros entre las localidades cordobesas de La Carlota y Tío Pujio, que conectará anticipadamente los gasoductos troncales Centro Oeste y Norte, hoy unidos en San Jerónimo (Santa Fe), en las cercanías de Rosario, junto a 62 kilómetros de loops de 30 pulgadas sobre el Gasoducto Norte entre Tío Pujio y Ferreyra, además de obras de reversión de inyección de las Plantas Compresoras Ferreyra, Dean Funes, Lavalle y Lumbrera, esta última en Salta.

Este conjunto de trabajos es complementario a la primera etapa del Gasoducto Presidente Néstor Kirchner (GPNK), recientemente inaugurado y cuyo llenado se está haciendo por etapas, que se completarían recién a fin de mes. La segunda etapa, entre Salliqueló y San Jerónimo, está prevista que se licite en septiembre y podrían aportar fondos China o las petroleras privadas.

Actualmente, el gasoducto Norte transporta unos 8 millones de m3 diarios (MMm3/d) de Bolivia. Mediante inversiones por $ 3000 millones, Transportadora de Gas del Norte (TGN) avanzó en el primer semestre de este año con trabajos en plantas compresoras para la ampliación de la capacidad de reversión entre San Jerónimo y Tío Pujio de 7 a 10 MMm3/d.

Una vez completada la reversión del Norte, habrá una capacidad de 19 MMm3/d, suficiente para reemplazar a Bolivia y cancelar anticipadamente el contrato que firmaron en 2006 los ex presidentes Néstor Kirchner y Evo Morales, por un término de 20 años.

Bolivia no garantiza el gas para la Argentina en el invierno de 2024

Por estas obras, la Argentina no solo obtendrá un ahorro de aproximadamente u$s 1500 millones anuales en importaciones -según calcula un funcionario conocedor del detalle de estas obras- sino también en subsidios, porque el gas de Vaca Muerta tiene un costo de 3,50 dólares por millón de BTU y el de Bolivia, u$s 11.

Entre enero y mayo de este año, según los datos de la Secretaría de Energía, el país vecino entregó un promedio de 5,9 MMm3/d, por los que se pagaron u$s 303,2 millones, a razón de u$s 10,22 el millón de BTU. Para el año que viene Bolivia ya no enviará gas en condición firme (no interrumpible) y quiere cobrar u$s 15 por millón de BTU.

Por eso, las autoridades del país vecino se reunieron la semana pasada con la secretaria Flavia Royón para ofrecer alquilar sus gasoductos en el mediano plazo y que el gas de Vaca Muerta pueda llegar mediante esa infraestructura existente a las industrias de San Pablo, Brasil.

Compartir nota:
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Facebook

Contenido exclusivo para socios

¿Todavía no sos socio?